miércoles, 7 de octubre de 2009

Yo me sumo a la posicion de Carlos H. Reyes y a la del Frente.

La Democracia no es negociable. La liberacion de los pobres tampoco. La eliminación de las desigualdades socuales y la exclusión, tampoco. La crisis no es politica tradicional (crisis de politiqueros), es una crisis politica de pueblo que quere pasar a tomar las decisiones sin intermediarios, es una criisi social de pobres que ya no aguantamos la inhumanidad y el egoismo de los ricos y mucha clase media, y es una crisis económica de una priamide social con un primer quintil (20% poblacional, ricos y clase media mejor posicionados social y económicamente), que se harta el 58% de la produccion nacional y cuatro quintiles restantes (pobreza general, pobreza extrema y clase media marginada) que tiene que distribuirse en escalera privilegida el 42% restante, a los dos ultimos quiniles (37% de la poblacion nacional) le toca sobrevivir con el 3.5% del ingreso nacional.

De eso se trata esta lucha, de justicia social, como dicen en radio Progreso, solo el pueblo puede dar un nuevo pacto social. Pueblo somos todos pero el 80% manda. (Esa es la ley que han puesto los riquillos: la mayoría manda. Lo que pasa es que ahora que abrimos los ojos ya no les gusta y eso es comunismo y el comunismo es malo).

Si Honduras (el pueblo) no está en la mesa, no hay dialogo, es monólogo.

No hay dialogo sin democracia.

No hay dialogo, con un revolver en la cabeza.

No hay dialogo cuando se discrimina, y se amordaza al pueblo.

Las condiciones para un diálogo comienzan a contruirse devolviendo los robado a partir del 28 de junio: democracia, insitutcionalidad, erario publico, vidas humanas, dignidad humana, derechos humanos, libertad, etc...

fabricio

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada