martes, 6 de octubre de 2009

Gracias a la Vida, diría la Meche

Desde el lunes aquel/ de aquella noche/ de piedras/ que me recordaron a las mujeres lapidadas/ en la biblia y en las culturas misóginas/ —21 de septiembre/ 1:28 a.m y con toque de queda—/ Ventana que una vez estuvo sobre mi cabeza al dormir/ quedó herida de piedra/ lanzada con rabia/ con odio/ por aquel acto tan limpio/ —Fran vos nos viste—/ tan claro/ aquel acto de ofrenda/ en que una hija se da simplemente/ en silencio a su tierra/ y tres hijos que también sufren por la Matria/ uno de ellos lleva papeles/ que le otorgan la nacionalidad de otro país/ —irónicamente del norte cabrón—/ él obviamente es de los buenos/ el único que pudo mantenerse en ayuno/ desde el 15 de septiembre/ 20 días en líquidos/ y se ha lanzado hoy con otros dos/ desde la embajada del brasil/ al agua/

En fin ahí quedo mi ventana/ en el repudio de un hondureño/ (realmente espero que no sea mujer/ si lo fuera sería una increíble pitcher de baisból/ pues vivo en el piso de arriba)/ que pensó que el ayuno de una mujer/ que hasta para respirar necesita ayuda/ era una cosa tan ofensiva que ameritara/ lapidaria muerte/ —Ya ves por qué/ te digo que los ayunos mueven cosas—/

Te decía que desde entonces/ habían huido las palabras/ de mis manos/ y han sido las tuyas las que me han señalado/ el camino de regreso a las mías/ Y han sido tus ojos y tu voz/ los que alumbran de pronto estos días dolorosos/ cuando respirar es casi imposible/ Y han sido también las palabras de Alma Karla/ y de Nela/ y de María/ y de Paloma/que escriben desde lejos/

Han sido los ojos de Marlenne/ casi tan profundos como mi Hondura/ asustados aquella noche cuando el ventanal que permitió/ el encanto de ver por años/ el amanecer sobre el Cerro/ —sí aquel donde hay un monumento a la Paz—/ Sus ojos más bien aterrados por el posible daño al aparato del oxígeno/ el tanque ahí justo/ —si hubiera sido una bala/ habríamos volado por los aires—/ han sido sus cuidados estos días/ los que me ayudan a re/establecer el sentido de la vida/

Han sido los oídos de Melissa tomándome la denuncia/ su entrevista colgada el mismo martes en la Internet/ para que lo supiera el mundo/ sus palabras/ cuando le llamé diciéndole “ya no aguanto”/ ella calmándome/ no/ Amanda no te desesperés que entonces nosotras…/ ya vas a ver como SÍ logramos todas/todos resistir/ es lo que estamos haciendo/ Así estamos todas/todos/ a ratos nos parece que ya no tenemos fuerza/ entonces nos llamamos/ y nos damos ánimo/ y nos consolamos/ y logramos seguir resistiendo/

Han sido las llamadas constantes de María/ desde su nevada Montaña Rocosa en Colorado/ preguntando constantemente/ cómo estamos/ qué está pasando/ llorando con nosotras/ al ver las imágenes de las torturas/ Han sido su constante insistencia/ diciéndonos/ que todo saldrá bien/ porque Dios y el Pueblo están con nosotros/as/ Su sororidad/ proveniente de su niñez con Franco/ sus años en el exilio/ igual que los míos/

Ha sido Jessica/ con su rabia e indignación/ el dolor de sus hermanos/ ambos rotos/ el menor con ambas manos rotas varias veces/ y la impotencia de ver cómo entra la policía y se lo/as lleva del hospital/ para seguirlo/as torturando o desaparecerlo/as/ Ha sido su capacidad de entregar con sus palabras/ una lección de humanidad y belleza/ de esas que se logran sólo a las/los despiertas/os/ que logran sacar de entre las lágrimas/ la verdadera lección que nos da el amor/

Ha sido la delgadez de Mirta/ llorando la muerte de su hijo hermoso/ quien sufrió profundamente/ el desbalance de esta nuestra humanidad/ que hoy está a punto de perderse/ Ha sido ella/ y su capacidad de apartar su dolor individual/ para sumarse al colectivo/ quien me enseña la Esperanza/

Y la mujer Lenca abofeteada/ Agustina/ a pesar de tener las esposas puestas/ acusada de sedición/ Y nuestro enano/ a sus 14 descubriendo una conciencia colectiva/ que le obliga a marchar/ muy a pesar de los golpes recibidos/ de la sangre vista/ de un joven caído a su lado/ Y la indignación de todos/todas/

Y la iniciativa de Iris/ que hizo tanto eco/ como para provocar los odios/ Y sus carreras asegurándose que todo estaba bien/ y su humanidad que nos recuerda/ nuestra humanidad/ y nos vemos en su espejo/ y logramos cambiar por dentro/

Y Felipe con su infinita paciencia/ e inclaudicable amor/ —él sí sabe que la base del amor/ es aceptarnos/ tal y como somos—/ Su paciencia es para todas/os/ un ejemplo/

Y Andrés/ —el loco del que te hablé al principio—/ quien como yo/ ha desafiado la muerte varias veces/ demostrando que la vida prevalece/ él que también sabe de la paciencia/ la Esperanza/ y la conciencia que se tiene en otras partes/ esa que ha hecho de nuestra Hondura/ el ojo del Huracán/

Y el Vaquero con sus palabras/ y sus denuncias/ mostrándonos de qué están realmente hechos los demonios/ de qué son capaces/ Sí/ el vaquero tiene algo diferente/ hasta ha prometido entregar su vida a la resistencia/ tal cual la entregan los jóvenes en nuestros barrios y colonias/ mientras la policía los persigue/ los acorrala/ los tortura/ los mata con sus armas/ tan sólo por haber querido consultarle a El Soberano/ al Pueblo/ si queremos cambiar/

Y Manitas Negras/ quien nunca se raja/ y sale y marcha/ y graba y lo da a conocer ante el mundo/ para que cuando todo termine haya una memoria/ o quizás para que el mundo que es testigo/ se manifieste como lo hace/ en completa solidaridad/ y si no sobrevivimos/ ya han escuchado nuestra Historia/ y eso ya es bastante/

Y ha sido Wendy Ávila/ muerta de broncoespasmo/ causado por los gases/ su joven cuerpo soltándose de una vez/ como he querido soltarme yo tantas veces/ cuando cuesta tanto respirar/ y no logro sosegarme el pecho/ y me mata ese aire acumulado/ y rancio que me hace doler tanto las espaldas/ Y me aterra el verme/ al verla/ desesperada/ mirando en su cabeza escenas horrorosas/ al no poder controlar la respiración/ repasando a la carrera todas las técnicas yogas/ sin éxito/ tosiendo/ jadeando/ agonizando/ llorándose/ porque se siente muerta ya/ Y me pregunto/ —aunque se bien la respuesta—/ si ella con su joven cuerpo no pudo sobrevivir/ cómo voy a quedar yo/ que estoy enferma desde el 91?/ Y lloro y ya no sé/ por cual de las dos estoy llorando/ porque a pesar de la miles de mujeres que se asesinan en mi país/ nunca otra muerte me calzó tan bien/ tan bien/ que despierta en la memoria/ el dolor del día en que adopté mi karma/ y me pregunto/ a quién le habré quitado tanto el aire/ con los gritos de mis palabras/ A mí me lo quitaron dos piedras lanzada en la noche/ y una muerte a destiempo/ de una de mis hermanas que nunca conocí/ y de quién nunca recibiré ese regalo que me traía/ envuelto con su sonrisa/ Gracias a VOS/Z/ Francesca/ GRACIAS A WENDY/ Gracias a todas!!! amanda castro/ 6 de octubre 2009/
--
Publicado por amanda castro para Proyecto Siguapate el 10/06/2009 04:41:00 AM
...................

Escuché tu entrevista y entre llanto y orgullo te escribo. Creo que en mi rostro se va a quedar una sonrisa cuando todo pase, cuando entendamos todas que mujeres como tú nos enseñan lo que es la lucha, el honor, la congruencia. Hay que se una valiente de acero para lanzarse a un ayuno, escribir los mails que mandas y hacerle frente a la enfermedad.

Todo eso ya lo sabes, lo que debe quedarte claro es toda la admiración que siento, así como el apoyo y cariño que te mando desde acá. Pienso que pueden haber guerreras de porcelana, barro, mercurio, niebla y hasta de cobre, pero muy pocas de palabras y actos de hierro, de un extraño material que nada deshace. Así eres, Amanda.

Tal vez sobre decirte que acá estamos, muy al pendiente, muy atentas a lo que pueda pasar en tu Matria.

Te envío un abrazo, un aplauso y estas frases.

Alma Karla Sandoval/ escritora mexicana feminista en Resistencia contra el golpe de estado en Honduras/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada