jueves, 24 de septiembre de 2009

La represion no logra acallar a la resistencia

Después de la cruenta represión de la madrugada del martes frente a la embajada brasileña y de la contundente condena de la comunidad internacional desde Nueva York, Micheletti retomó su vieja estrategia de ganar tiempo. A última hora del martes, su canciller Carlos López salió en cadena nacional para leer un comunicado. Para sorpresa de los periodistas presentes lo leyó en inglés. El mensaje no era para Zelaya ni para los hondureños. Era para la comunidad internacional. “Estoy listo para conversar con el señor Zelaya, siempre y cuando él reconozca explícitamente las elecciones presidenciales”, aseguró el ministro de facto. La oferta no tuvo eco en el exterior y el único que le respondió fue Zelaya. “Así no hay trato. Si hay elecciones tiene que haber condiciones de igualdad para todos, no persecución para unos y favor para otros”, contestó, en un fluido español.

Una fuente cercana al entorno del presidente legítimo reconoció a este diario que las negociaciones en el interior de Honduras parecen agotadas. En las últimas horas Micheletti recibió el apoyo incondicional de la cúpula empresarial y de los militares, sus dos pilares fundamentales. “El diálogo tiene que existir entre todos los hondureños para que se restaure el clima de paz, pero siempre debe enmarcarse en la legalidad, y lo que sucedió el 28 de junio estuvo dentro de la legalidad”, dijo vía telefónica, sin demasiados rodeos, Amílcar Bulnes, presidente del Consejo Hondureño de la Empresa Privada.

Los acercamientos con los empresarios y los militares habían fracasado; la única herramienta que le quedaba a Zelaya era mantener las protestas en las calles. “El presidente nos pidió que siguiéramos resistiendo, no bajáramos los brazos. Somos el único respaldo que tiene dentro de Honduras”, aseguró el diputado progresista Marvin Ponce. El fue uno de los miles de simpatizantes del presidente derrocado que salieron a marchar no bien escuchó el decreto de la suspensión del toque de queda.

“Fue una manifestación tranquila hasta que, de la nada y sin provocación, la policía apareció y nos empezó a tirar con escopetas y bombas lacrimógenas. Faltaba una hora hasta que se reanudara el toque de queda”, relató a este diario. La represión de la tarde dejó otro centenar de detenidos y, según pronostican los organismos de derechos humanos, más heridos.
La imagen de los manifestantes corriendo y escapando de los gases y los camiones hidrantes no fue la única muestra de desesperación y angustia que dejó la jornada. Mientras miles aprovechaban sus pocas horas de libertad para reclamar por la restitución de la democracia y la paz social en el pequeño y empobrecido país centroamericano, otros miles, igual de preocupados y cansados, hacían interminables colas para comprar comida, nafta o sacar plata del cajero.

La sensación en la calle, tanto de un lado como del otro, era que la pelea venía para largo y había que prepararse. Los militares tienen las principales rutas del país bloqueadas y los negocios permanecen la mayoría del día cerrados, por miedo a disturbios o enfrentamientos en las calles. La capital hondureña está tan desolada que la resistencia zelayista decidió sacar las protestas a las afueras de la ciudad. “No podemos seguir haciendo marchas masivas en el centro si cada vez que salimos nos matan a dos o tres compañeros”, reconoció con tristeza Ponce.

La dictadura está cercada por las presiones del mundo, pero dentro de Honduras eso aún no se siente.
PAGINA 12
24 de septiembre,2009

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada