viernes, 25 de septiembre de 2009

Brasil reclama protección de su embajada en Honduras al Consejo de Seguridad de ONU

El canciller de la nación sudamericana, Celso Amorim, en su intervención expresó el rechazo de su gobierno ante las amenazas en contra de su embajada y pidió que el consejo de seguridad reconozca la "violabilidad de la inviolabilidad" de la sede.

Brasil rechazó este viernes la violabilidad de su embajada en Tegucigalpa por parte del Gobierno de facto hondureño y reclamó la protección del presidente constitucional Manuel Zelaya y de su personal en la sede diplomática al Consejo de Seguridad de la Naciones Unidas (ONU).

El canciller de la nación sudamericana, Celso Amorim, en su intervención expresó el rechazo de su gobierno ante las amenazas en contra de su embajada y pidió que el consejo de seguridad reconozca la "violabilidad de la inviolabilidad" de la sede.

El funcionario instó a Roberto Micheletti que respete la Convención de Viena sobre inviolabilidad de las sedes diplomáticas.

"Es imperativo que el régimen de Honduras cumpla con la Convención de Viena sobre la inviolabilidad de las legaciones diplomáticas", dijo Amorim al Consejo.
Recordó que el Gobierno de Brasil reconoce como única imagen presidencial hondureña a Manuel Zelaya, quien se encuentra refugiado en la embajada brasileña desde el pasado lunes.

Denunció que el gobierno ilegítimo de Honduras a violó el derecho internacional cuando un alguacil de facto quiso entrar a la sede diplomática para arrestar al presidente Zelaya.

Informó que las personas que se encontraban en la embajada no permitieron la entrada al funcionario, enviado por el Ejecutivo de Micheletti.

Asimismo, dijo que las autoridades de Ejecutivo de facto han negado en todo momento violaciones y daños a la propiedad privada de la embajada brasileña.

"El gobierno de facto no debe violar la seguridad de Zelaya y de la embajada, debe respetar la inviolabilidad y seguridad de nuestra embajada en Tegucigalpa", manifestó en canciller.

El titular de la cartera de Exteriores de Brasil, expresó que el Gobierno de Lula Da Silva apoya las resoluciones de las Naciones Unidas y la carta de la Convención de Viena.

Agradeció los esfuerzos de la diplomacia internacional para la restitución del presidente Zelaya al poder y consideró las acciones golpistas como "una falta de respeto a la embajada brasileña".

El Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas se había mantenido hasta ahora prácticamente al margen de la crisis causada por el golpe de Estado que llevó al poder a Roberto Micheletti hace casi tres meses, que se ha debatido principalmente en la OEA.


teleSUR--/kg-PR

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada